Medicina Tradicional

La medicina tradicional prehispánica de vertebrados terrestres y productos medicinales de tres mercados del Valle de México

Desde tiempos prehispánicos, las persona buscaban como darles solución y alivio a sus dolencias, un claro ejemplo de esto, es el Códice De la Cruz-Badiano. Es el escrito mas antiguo e importante sobre medicina tradicional del que se tiene registro en América. 

Su contenido abarca desde el uso de la flora y fauna. Algunas de estas prácticas se siguen vigentes, mientras que otras han quedado obsoletas. Este importante texto fue escrito por el médico mexica Martín De la Cruz y fue traducido a latín por Juan Badiano.

Con respecto al uso de animales vertebrados, en procesos para aliviar una dolencia se encuentran los siguientes;

AVES.

En el Códice de la Cruz-Badiana aparecen 16 tipos de aves en la elaboración de medicamentos. Las partes empleadas incluían desde los excrementos hasta la grasa, dándole especial valor a las piedras del buche, y se utilizaban desde los gorriones hasta los zopilotes, aunque vale indicar que los anátidos y las golondrinas eran de los grupos de aves más solicitados. Los padecimientos involucrados son sumamente diversos, siendo los accesos de fiebre en los que más se empleaban. 

ANFIBIOS.

El ajolote fue el único anfibio del cual encontramos productos medicinales en los mercados visitados, pues se utiliza como remedio para padecimientos respiratorios como tos y bronquitis (Barajas 1951, De María y Campos 1979, Pino et al. 2000), así como para diversos trastornos musculares y de las articulaciones.

REPTILES.

Los reptiles aparecen mencionados por De la Cruz (1964) en contadas ocasiones (Cuadro 2). La sangre de las lagartijas era ingrediente en remedios contra el dolor del pubis, la gota, el corazón, en preparados contra las hemorroides y su cuerpo quemado para actuar contra menstruaciones abundantes. 

MAMÍFEROS.

De un total de 19 formas de mamíferos citados por Martín de la Cruz, a ocho se les atribuyen aún características curativas, además de otros dos, el mapache y el pécari, cuya presencia fue registrada en los recorridos por los mercados. Observamos que son los vertebrados más demandados, de los cuales se comercian sobre todo los ungüentos, conteniendo grasa del animal y también diversos tipos de amuletos. De acuerdo con el Códice de la CruzBadiano, al tlacuache se le utilizaba para ayudar en el trabajo de parto y contra la obstrucción de la uretra , opciones que en general se apegan a lo comentado por otros autores de la época (Sahagún 1985), no obstante, en los comercios visitados sólo se encontró su grasa, formando parte de ungüentos frotados que sirven para los dolores reumáticos. 

En el Códice de la Cruz-Badiano están presentes, 38 animales involucrados con tratamientos, de éstos, ocho continúan siendo parte de la tradición médica y tenemos datos relacionados con otros siete. Un primer aspecto que salta a la vista al momento de comparar la información, es el conjunto de problemas de salud que tratan de resolverse por esta vía. En la actualidad los animales se emplean básicamente en tres rubros: para buscar el bienestar o la buena suerte, para curar dolores musculares o articulares y contra tumores malignos; de estos tres, sólo el segundo aparece como un grupo de enfermedades que eran objeto de interés por Martín de la Cruz, quien por su parte pone especial atención a padecimientos ginecológicos, cálculos, enfermedades infecciosas en general, problemas de la piel, traumatismos y mal funcionamiento de órganos. Es claro que muchos de problemas de salud del siglo XVI, en la actualidad son 1 00% abordables a través de la medicina "formal", por ejemplo la alopatía, la homeopatía o la acupuntura, de ahí que gran parte de esas enfermedades ya no estén presentes en el universo de quienes preparan, venden o utilizan los medicamentos tradicionales. 

La medicina tradicional tiene un papel muy importante en nuestro país, pues forma parte de nuestra cultura  y conocerla, es algo muy interesante, pues vemos al organismo de una manera distinta, como un microcosmo.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: